top of page
  • Foto del escritorMaría Paz Ojeda

Ideas clave para vivir el dolor.


¿Cómo es posible el dolor sin drama? Estamos acostumbrados a hacer una teleserie venezolana o una tragedia griega de los momentos dolorosos de la vida. No sabemos enfrentar el dolor de otra manera y nuestro ego aprovecha a identificarse con el rol de víctima, ese lugar tan cómodo en donde no tenemos que hacernos cargo de nosotros mismos, si no que estamos a la espera de que alguien nos venga a rescatar. Que fácil y cómodo caer en ese patrón. Es un patrón que viene de nuestra infancia, pues cuando sentíamos incomodidad y dolor necesitábamos quejarnos para que viniera algún adulto a cuidarnos y darnos lo que necesitábamos. Pero al parecer no nos hemos dado cuenta de que hemos crecido o no queremos asumirlo, y que podemos hacer algo por nosotros mismos, vivir el dolor sin queja y abiertos a los aprendizajes que nos trae. Aquí te dejamos algunas ideas clave para vivir el dolor de la mejor manera posible.



El dolor sin drama es el dolor sin mente, sin juicios ni evaluaciones, sin chicharra mental. Implica dejar que aparezcan las sensaciones y emociones. Esto puede dar miedo, pues perdemos el control de nosotros mismos, nuestra mente ha perdido el dominio y el sentir viene a revolver el gallinero, a desordenar todo lo que ha estado fríamente ordenado por tu mente. Sentir el dolor te lleva hacia adentro, adentro estás tú, es un proceso inteligente, pues para sobre llevar el dolor requieres de estar contigo, acompañarte, estar en contacto con tu sabiduría. Entonces es un gran momento para conectarte contigo misma, toca las fibras más profundas y en ese lugar todo lo mundano, efímero y superficial desaparece, te encuentras en un lugar inmutable, eterno, infinito e indestructible. Llevar el dolor desde ese lugar, desde tu centro te permite que ha pesar de todo el movimiento y desorden que puedas sentir, puedas también vivirlo con tranquilidad.



El sentir y las emociones te llevan a ese lugar, en ese lugar surgen nuevas comprensiones, se revelan verdades y ocurren entendimientos intangibles, despertares y sabiduría; toda la información necesaria para atravesar la experiencia dolorosa y los aprendizajes que requieres de incorporar para nuevas etapas de tu vida. Entonces el dolor permite conectarse con elementos necesarios para la evolución, para el crecimiento.


La mente en este proceso también cumple una función, ésta le da contención al proceso, le da borde y ordena la experiencia. Si no estuviera la mente, la experiencia sería una experiencia desbordante, como una piscina en donde el agua se sale por todos lados porque el borde está roto. La propuesta es sentir, estar con la vivencia. Esto implica por una parte evitar las evaluaciones de la experiencia que realiza la mente, sobre todo si el sentir aún está expresándose, pero luego dejar que tu mente te acompañe simbolizando la experiencia, dándole un sentido y conciencia. La mente también te cuida, mostrándote hasta donde está bien ir por el momento, sobre todo cuando la emoción se está desbordando y necesita regularse, ahí la mente puede decirte, tranquila, respira, todo está bien.



La mayoría de las veces la mente no se comporta cómo tu aliada, pues está formateada para quejarse, victimizarse y armar un escándalo. Ahí la mente dice: “esto no me puede estar pasando”, “es lo peor que me ha pasado en la vida”, “no quiero vivir esto”, “quiero desaparecer”, o todo tipo de resistencias a sentir y evitar la vivencia. Estas resistencias provocan lo que es llamado el sufrimiento, éste es una resistencia al dolor, ocurre cuando lo estás evitando. El sufrimiento es sentido como una fricción interna, es una sensación molesta, puede ser percibida como un mal estar emocional como angustia, ansiedad y/o bajo ánimo. Otras veces puede sentirse también físicamente, a través de tensiones musculares, dolor de cabeza, de pecho e incluso sensaciones de vértigo.



Persona relajada


Cuando se acepta el dolor, la tensión disminuye, pues ya no hay resistencias. Sin resistencias aparece el sentir y todo lo que implica tal experiencia ya descrita. El dolor puede ser incómodo, pero solo si te permites vivirlo puedes atravesarlo y aliviarte, además de tomar las riquezas que trae tal experiencia.


2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentit


bottom of page